martes, 25 de octubre de 2016

Empezamos el cole

Feliz martes. Como se me está pasando el tiempo de rápido, se me van los días volando. Cada vez que me siento en el ordenador aprovechando que el pequeño duerme, que hoy hace 6 meses, se despierta y no me deja hacer nada y eso que desde que el mayor ha empezado el cole parece que tengo algo más de tiempo. Parece porque entre comida, lavadora, limpiar un poco y atender a Gabriel se me van las 3 horas volando.
Empezó a primeros de septiembre en el aula de 2 añitos, es tipo guardería porque todavía no es obligatoria la escolarización pero es una preparación. Hay entrada flexible (A las 9, 9:30 o 10) y si no se queda a comer como es nuestro caso sale a las 12:30 sino hasta las 4:30. A mi hasta la tarde me parecen muchas horas estando yo en casa pero entiendo que quien esté trabajando no tenga más remedio. Prefiero que venga a casa a comer así pasamos más tiempo juntos, se lo que come y tampoco se siente desplazado por el hermano.
En septiembre tuvimos periodo de adaptación, casi todo el mes, empezamos 3 días yendo una hora con él a la clase. Después otros 3 días quedándonos en el pasillo los padres y la clase con la puerta abierta para que nos vieran, al principio no se asomaban hasta que empezaba alguno y ya iban todos detrás y nos veían a las madres sentadas en un banco corrido con caritas de circunstancias. Otros 2 días ya sin padres pero con los niños repartidos en 2 grupos para que no estuvieran todos juntos y ya por fin empezó la normalidad, todos juntos y sin padres las 3 horas o más los que comen y duermen allí. A mí el periodo de adaptación me parece muy bien pero tantos días me parece excesivo y más los días de quedarme en el pasillo hubieran cerrado la puerta y ningún niño se habría asomado.
Yago iba muy contento, entraba el primero y se le veía contento, hasta hace unas 3 semanas que salió con un moratón debajo del ojo. No sabemos cómo se lo hizo y el sólo señala el suelo. La profesora no se dio cuenta hasta que volvieron del patio a la clase así que no sabemos si se cayó solo o con ayuda, apuesto por esto último porque desde entonces no quiere ir y entra llorando y con pataleta. Adiós periodo de adaptación, un mes perdido.
Se me cae el alma a los pies cada mañana cuando lo dejo en la puerta de clase, vuelvo a casa hecha polvo y el hecho de que el pobre tenga pesadillas por las noches no ayuda mucho. Para más inri la profesora, a la que ya conocen y empiezan a tener confianza en ella, ha cogido la baja no sabemos porque y no sabemos cuando volverá. La sustituta parece más cariñosa pero no sabemos lo que va a estar. Me temo que cuando estén confiados con ella se tendrá que marchar. Estos días dice que Yago sólo llora a la entrada y que se le pasa enseguida y luego está muy bien pero yo tengo la sensación que lo llevo al matadero. Me he planteado no llevarlo más y/o cambiar de centro el año que viene pero no sé qué hacer, de momento esperare un par de semanas como mucho porque con tantas fiestas por medio es difícil hacerse a ir al cole y después del golpe si nadie le socorrió, cosa que me espanta, normal que le coja miedo a ir al patio, no se ve seguro. Sólo tienen 2 años, algunos todavía ni los tienen, debería ser diversión y lo que veo es mucho descontrol.
¿Es así en todos los colegios o tenemos muy mala suerte? Siento la chapa de hoy pero necesitaba desahogarme porque la verdad estoy muy preocupada.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada